Menu

 

Qué le hace soñar a muchos aficionados mexicanos que el TRI podía ganar a Brasil

Qué le hace soñar a muchos aficionados mexicanos que el TRI podía ganar a Brasil

 

Raúl Adalid Sainz

El deseo de trascender debe estar revestido de realidad. Un futbol que no desarrolla a sus jóvenes promesas, que da preferencia desmedida al extranjero no puede avanzar. Liga mexicana donde nueve extranjeros pueden estar en la cancha. Salvo las mexicanas Chivas. Es demasiado. El jugador nacional ha ido a jugar a Europa, ninguno a un club de prosapia. Es un avance sin duda.


Las piezas clave de un equipo son ocupadas por extranjeros en nuestra liga. De ahí que no haya defensas centrales, ni laterales suficientes. Remotamente surgirá nuevamente un Rafa Márquez. No hay medios de contención suficientes. Los dos de calidad, "Gallito" Vázquez y Molina no fueron convocados por Osorio. Medios creativos, posición en extinción mundial, no los hay, centros delanteros, una pepita de oro a encontrar en un río. Los extranjeros son dueños de la misma en la Liga Mexicana. Quizá sólo ha habido desarrollo en los porteros. Pero también ahí, han aparecido ya, muchos foráneos.
¿Quién es entonces responsable del no avance del fútbol mexicano?
¿Osorio, los jugadores, directivos, los medios de comunicación?
En mi opinión, los directivos que han hecho de nuestro balompié un descarado negocio. Partidos moleros en EUA, contra selecciones de medio pelo, donde el único interés es el dinero. Por otro lado, la maldición de la zona geográfica futbolística, la Concacaf, ha sido un estancamiento, un freno, una zona de confort, que te da un pase, prácticamente seguro al mundial. Aún así, México batalla. Las difíciles eliminatorias de Sudamérica son lo opuesto. Ganarse un sitio en el Mundial cuesta mucho. De ahí que estos futboles estén en desarrollo constante. México no está a la altura de un Brasil, de un Uruguay, de un Chile. Partidos moleros y nuestra zona son causa medular del anquilosamiento. Amén del negocio y culto al extranjero de nuestra liga.
En cuanto a este seleccionado para Rusia. Osorio y sus desmedidos experimentos sí tuvieron mucha culpa. Nunca conjuntó al equipo. Sus constantes rotaciones fueron su signo. Sus malos planteamientos ante Suecia y Brasil se vieron manifiestos. Aunque con Brasil, un mejor planteamiento solo hubiera traído una derrota más apretada. No tenemos con qué ganarle a Brasil. Los jugadores, tienen su grado de responsabilidad, no olvidar la fiesta de algunos antes del Mundial, su falta de autocrítica de parte de muchos. Los medios de comunicación, no todos, deberían cuestionar con más ahínco y profundidad las fallas señaladas líneas arriba. La afición sueña, quiere creer que México es un titán. Cada cuatro años la historia es la misma, sólo cambian los protagonistas.
Un futbol sin desarrollo para los jóvenes que lograron cosas importantes en Campeonatos Mundiales para menores. ¿Cuántos de ellos son titulares en sus equipos? Muchos de ellos han desaparecido.
Osorio no aprovechó a una generación interesante. Creo pudo hacer algo más. El juego contra Suecia fue clave. Dejarlo o no dejarlo es intrascendente. Lo más grave es que para los próximos años no habrá los reemplazos adecuados para muchos que ya se van. Eso es grave.
¿Cómo, bajo qué argumentos se le podía ganar a Brasil? El futbol mexicano es una historia cíclica. Como la canción de José Alfredo, siempre cae en los mismos errores.

Raúl Adalid Sainz, en algún lugar de México Tenochtitlan

volver arriba

Secciones

Columnas

Follow Us

Tools

RSS

RSS